El uso de combustibles fósiles como el gasoil y el gas natural contamina la atmósfera y provoca un aumento del efecto invernadero y, por tanto, del cambio climático.

Una de las mayores ventajas de la biomasa, es el balance neutro de emisiones de CO2, es decir, su uso no incrementa el nivel de CO2 de la atmósfera, ya que el carbono que emite es recuperado de forma natural por la fotosíntesis de las plantas y los árboles, en el mismo bosque del que fue extraída y aprovechada esa biomasa.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+