Todos los aprovechamientos y tratamientos forestales en España tienen un plan de gestión que garantiza su repoblación, incluso muchos cuentan con certificados voluntarios reconocidos internacionalmente que garantizan la sostenibilidad de nuestros bosques. El uso de ramas, maderas delgadas o torcidas para biomasa permite limpiar y mejorar el estado de nuestros bosques garantizando su futuro.