Proceden de industrias descascadoras de frutos secos.
Para usarlo como biocombustible sólo hay que secarlo, seleccionarlo por tamaños y eliminar las partículas finas.
En 2014, el precio medio la cáscara de almendra en almacén fue 157 euros cada tonelada.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+