Proceden principalmente de industrias de madera como aserraderos, carpinterías, limpiezas forestales y  podas.
Es un biocombustible barato que requiere más espacio que otros. Se recomienda para todo tipo de calderas industriales, calderas de uso colectivo como en una comunidad de vecinos, incluso en viviendas unifamiliares.
En 2014, el precio medio de la astilla para uso doméstico puesto en tu vivienda con un camión fue de 104 euros cada tonelada.
En 2015, el precio se mantuvo en 109 euros cada tonelada.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+