Se produce calor de forma centralizada en una sala de calderas, y mediante una red de tuberías se transporta a cada edificio para cubrir las necesidades de calefacción y agua caliente sanitaria.
En cada vivienda o edificio sólo se necesita la acometida desde la calle, un CONTADOR DE ENERGIA y un INTERCAMBIADOR DE CALOR que calienta la instalación propia de la vivienda que puede ser de radiadores, suelo radiante, aire,…

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+