“La primera vez que nos plantearon poner una caldera de biomasa en el colegio San José de Valladolid, nos sonó extraño. Por suerte, tuvimos fe en el proyecto y hoy estamos encantados. La instalación no ha sido fácil, nos ha tocado a todos aprender cosas nuevas, pero 5 meses después del arranque estamos orgullosos de calentar con energía renovable y limpia nuestro colegio.

La caldera ha sido capaz de gestionar solita en pleno invierno todo el edificio. Además gracias a la calificación de ahorro energético tipo A del edificio y a la alta eficiencia de los equipos estamos ahorrando bastante dinero.”