“Nuestra experiencia con la biomasa se inicia, en 2005, con la instalación de una caldera de 200 KW en el complejo Emina Ribera. Empleamos la biomasa para climatizar las instalaciones y calentar el ACS.

Esta solución nos permite además aprovechar como combustible residuos del proceso vitivinícola como restos de poda de la vid, palets y barricas en desuso. El empleo de biomasa se engloba dentro de la estrategia de sostenibilidad de nuestro Grupo empresarial, permitiendo la reducción de residuos y una disminución de la huella de carbono y de los costes energéticos.”