Aparte del ahorro, la otra preocupación de los vecinos era mantener el confort: 24 horas de calefacción y 22 ºC de media en sus hogares.

“Algunos vecinos habían oído que otras comunidades que cambiaron a gas natural perdieron calor en sus viviendas y no querían que esto les ocurriese a ellos”, comenta Rafael.

Mientras en otras comunidades colindantes los vecinos han tenido que reducir el número de horas de calefacción y la temperatura en sus hogares, esta mancomunidad ha logrado un 20% de ahorro con más horas de calefacción, con el mismo confort y amortizando unos equipos nuevos que, en 8 años, serán de su propiedad. Julio no tiene ninguna duda:

“es una maravilla; nos ahorramos un dineral, tenemos la calefacción 24 horas al día, y no se corta hasta que empieza el calor”, y continúa: “todos los bloques que tienen gasóleo han pasado frío y nosotros estamos fenomenal, a 22ºC”. El gas natural llega a esta zona pero “el bolsillo no permite esta opción”, asegura Julio. “Lo desechamos porque no hay seguridad de estabilidad en el precio; sin embargo la biomasa es de aquí y hay de sobra”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+