El contrato firmado con la Empresas de Servicios Energéticos ARESOL establece un precio por el servicio en función del consumo, actualizable con el IPC más un incremento anual del 1,5% durante 8 años. “Ahora sabemos cuánto van a gastar las comunidades en los próximos inviernos, suba o baje el gasóleo”, afirma Rafael. Con el cambio se ha logrado, al menos, un 20% de ahorro anual. De hecho, tras el primer invierno, Julio Triviño, vecino, confirmó que el gasto en calefacción de noviembre a junio fue de 97.000€, incluyendo la parte proporcional de los gastos de inversión, mantenimiento, biocombustible y servicio de la ESE; mientras que de noviembre a abril del año anterior desembolsaron, sólo en gasóleo, 132.000 €.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+